dimarts, 4 de novembre de 2008

Election Day

Hola,

ha llegado el momento. Durante todo el tiempo que hemos ido preparando el viaje siempre hemos tenido este día en la cabeza. Cientos y cientos de correos electrónicos principalmente enfocados conseguir estar en los sitios importantes en el día más importante. En 2 horas estaremos en la George Washington University para tener una entrevista con César Martínez, responsable de la campaña del voto latino de McCain. De aquí creo que podremos sacar muchas conclusiones de lo que piensan los republicanos sobre qué ocurrirá esta noche.

Después, a las 12.40 nos esperan en el Departamento de Estado, Condolezza Rice's House, donde tendremos un encuentro con el agente para España. Será el momento G-20 del viaje. De aquí, ellos mismos nos llevarán al Foreign Press Center, donde asistiremos toda la tarde a ruedas de prensa de analistas e iremos viendo llegar los resultados para, finalmente, celebrar lo que haya que celebrar en las fiestas electorales a las que tenemos acceso.

Sin embargo, si para nosotros es el día grande, hay una persona -un equipo- para el que es el día más importante de sus vidas. Recuerdo una infografía en una revista -no sé decir cual- que hacía vaticinios sobre el año 2002, hablando de qué ocurriría políticamente en los EE.UU. en los próximos 40 años. Decía que hacia 2008, Collin Powell sería el primer negro que mandaría en la Casa Blanca.





Recuerdo también, que hace dos años, en la sección de internacional de El Mundo, había una noticia de no más de un cuarto de página en la que hablaba sobre un tal Barack Obama, senador desde 2004 en los Estados Unidos de América, el cual podría intentar postularse como candidato a las elecciones presidenciales de 2008. Este tal Obama era conocido por un discurso en la Convención Demócrata de 2004 -en la que fue elegido Kerry- en el que apelaba a la renovación.

Pues bien, han pasado dos años, 24 meses de campaña, para que todo se resuelva en las próximas 12 horas. El trabajo ha sido excepcional. El equipo demócrata ha llevado a cabo un trabajo coherente, siguiendo la línea estratégica y sabiendo en todo momento las líneas que seguirían cuando se fueran cumpliendo los tiempos. Es verdad que parecieron zozobrar con la Convención Republicana y, más concretamente, con la aparición de Palin quien, finalmente tan sólo fue, producto de un día. Aún asi, hay que señalar el elemento más importante: Barack Obama. Una imagen, una historia personal y un mensaje adaptados a los factores de competencia que se jugaban en estas elecciones. Cambio, cambio, cambio. Change, change, change.

¿Qué pasará hoy? Por lo que he escrito hasta ahora, mi opinión queda en evidencia. Cómo dije ayer cuando participamos en el programa La Brújula de Onda Cero, McCain ha seguido una línea basada en la improvisación, y así, no se pueden ganar las campañas -principalmente, si hasta cuando improvisas llamando a Joe el Fontanero en un mítin, este no aparece-.

Así que, desde mi punto de vista, tendría que pasar algo muy extraño, o Barack Obama desde esta noche tendría que ser el presidente electo de los Estados Unidos de América y nosotros lo viviremos aquí, en Washington.

Mañana, todo habrá cambiado.